La Asociación de Internautas y PantallasAmigas se han dirigido a Google para demandar la retirada de fotografías que podían corresponder al flashing de Amanda Todd, víctima de ciberacoso. Por su interés, reproducimos a continuación la petición:

Estimados Srs., como ya conocerán, el pasado 10 de Octubre de 2012, saltó la noticia del suicidio de la niña canadiense de 15 años, Amanda Todd, víctima de bullying y ciberbullying, y queremos informar, a través de la presente, de que hemos tenido conocimiento de la existencia de fotografías que podían corresponder al “flashing” (mostrar torso desnudo) de Amanda Todd en resultados proporcionados por Google.

La cuestión legal, en el sentido de que se trata de fotografías que fueron tomadas -capturadas desde la webcam- y distribuidas sin consentimiento de la menor, creemos que podría moverse entre los tipos penales del acoso sexual y la pornografía infantil; la cuestión civil del derecho al honor, intimidad y propia imagen y, la cuestión administrativa del derecho a la protección de datos (también en su manifestación conocida como “derecho al olvido”). Pero sin entrar a realizar una calificación legal precisa de los hechos, sí queremos informarles sobre dichos resultados proporcionados por Google que, sin embargo, no se encontrarían ya en su ubicación original. Aunque hubiera sido deseable haber podido hacer algo mucho antes, queremos ahora poner en su conocimiento estas cuestiones, e instarles a intervenir en la medida de lo posible.

En relación con todo aquello que afecta a los menores de edad, sería deseable el establecimiento de protocolos de actuación de urgencia, suficientemente efectivos, que permitan a las autoridades competentes resolver cuando proceda la retirada de contenidos que faciliten el ciberacoso. Asimismo, les instamos a promover toda iniciativa gubernamental que pueda activar mecanismos eficientes de salvaguarda de los derechos de la infancia y la adolescencia.

Quedamos a su disposición en todo aquello que pudiéramos serles de ayuda.

Atentamente,

— Víctor Domingo. Presidente Asociación de Internautas

— Jorge Flores Fernández. Director de PantallasAmigas

Anuncios

Foto de un muñeco de Lego en Google GogglesComienzan a aparecer voces que denuncian los peligros potenciales de aplicaciones para smartphones como Goggles (de Google). Esta herramienta permite analizar una fotografía tomada con la cámara de un Android y realizar una búsqueda basada en lo que la aplicación reconoce de la misma (textos, logotipos, imágenes completas…). Incluso, con su última actualización, permite compartir socialmente los resultados de dicha búsqueda (junto con datos como las coordenadas donde fue tomada la foto) por medio del correo electrónico o de las redes sociales online (p.ej. Twitter). De hecho Google anima a realizar esa compartición porque les permite ir afinando y mejorando la capacidad de búsqueda de imágenes.

Inmediatamente nos surge el temor de que este tipo de aplicaciones sean usadas para el reconocimiento facial. Imaginemos alguien que nos saca por la calle una foto de nuestro rostro, y que la aplicación es capaz de relacionar dicha foto con otras presentes en Internet y asociadas con nuestro nombre. Inmediatamente el portador del Smartphone podría saber nuestro nombre, todos los datos personales accesibles online sobre nosotros y cualquier otro detalle de nuestra vida online. Y al revés: si lo difunde, podría enterarse toda la Red de nuestra ubicación exacta en esos instantes.

De hecho Google afirma que lleva tiempo trabajando en que su aplicación Goggles (que significa anteojos en inglés) pueda realizar precisamente este tipo de reconocimiento facial, y su competidor Apple adquirió hace unos meses una compañía especializada en este tipo de aplicaciones. Los responsables de Google se limitaron a declarar a CNN que la privacidad seguía siendo una preocupación para el desarrollo de estas capacidades, y que sólo las pondrían en marcha una vez de que tuviesen previstos modelos de privacidad aceptables, aunque no indicaron aceptables para quién.

De momento estas aplicaciones para móviles parece que aún no permiten identificar a personas, pero debemos estar atentos para un riesgo potencial en el inmediato futuro. Y aunque cuente con algún sistema para proteger la privacidad, parece difícil que se pueda autoproteger la persona que no usa el smartphone sino que es la persona fotografiada y potencialmente identificada y geolocalizada. Una vez más la prevención es la clave y si evitamos que haya información (incluyendo fotografías) nuestra accesible publicamente en la WWW, será la única manera eficaz de evitar totalmente este tipo de problemas. Una vez más, el mensaje debe ser ¡Cuida tu imagen online!

Fuentes: SocialTimes y IBTimes. Fotografía: Robin M. Ashford.

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Internet es la ventana al mundo por donde se cuela una ingente cantidad de datos personales de los usuarios registrados. Este hecho obliga a las autoridades de protección de datos a redefinir sus competencias para preservar los derechos de los usuarios y especialmente los de la infancia.

Artemi Rallo, director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), destaca la preocupación que suscitan las redes sociales en Internet . “Las cláusulas que se aceptan al darse de alta son ambiguas, cuando la legislación exige lo contrario”, remarca.

Rallo cree que tiene que haber “una respuesta global”, que “puede surgir en la Conferencia Internacional de Madrid del próximo noviembre”, augura. A su vez, la Comisión Europea trata de coordinar una respuesta jurídica a través del Grupo de Trabajo del artículo 29 de la Directiva 95/46.

Esther Mitjans, directora de la Apdcat (Agència Catalana de Protecció de dates), equipara los datos personales con “las llaves de casa”. Muchas redes se acogen a la legislación de Estados de EEUU y, advierte, “con un click conocen tus gustos y actividades”. Le parece que “estamos al albur de las estrategias comerciales de las redes”.

Aunque la Ley Orgánica de Protección de Datos, requiere que el operador pueda verificar la edad del menor, las redes sociales no disponen de medios tecnológicos y se defienden asegurando que no pueden “asumir la responsabilidad de controlar todos los contenidos”.

La Ley de servicios de la sociedad de la información, de 2002, no habla de la red, pero sí de almacenadores, de hosting. Prieto y Heckh explican que éstos “no son responsables salvo que tengan conocimiento de la infracción”.

Bárbara Navarro, directora de Relaciones Institucionales de Google, explica que si se quiere que algo desaparezca en el buscador, se debe acudir al webmaster; Google elimina el caché o rastro antiguo. Todo esto se aplica también a la empresa.

Cuando se trata de información que no se puede eliminar, de un Boletín Oficial que da cuenta de una infracción de tráfico o similar, el robot TXT impide que se vea pero no lo borra. Respecto a la indexación de perfiles de redes sociales en Google, Navarro recuerda que “la red tiene que poner a disposición del usuario herramientas para que decida si quiere hacer público su perfil”. Si no lo hace, no será indexado por los motores.

Google insiste en que es un mero receptáculo de información. La AEPD exige a los buscadores que permitan ejercer los derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición). En una Resolución, la Agencia se considera autoridad competente para declarar que Google tiene conocimiento de la ilicitud de un contenido y que la ofensa a la “dignidad de las personas” como causa de dicha ilicitud. Respecto a la Propiedad Intelectual (PI), la Audiencia de Barcelona desestimó una demanda de una web contra Google ya que no violaba la PI al reproducir la web parcialmente, en caché.

Fuente: expansion.com

A fin de garantizar los ciberderechos de los menores en su red, Tuenti ha acordado con la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) implantar sistemas efectivos para limitar el acceso a su red de menores de 14 años, así como a depurar los perfiles actuales de quienes tengan esa edad, en un plazo de tres meses.

“Hemos llegado a un acuerdo para vigilar de forma más efectiva las cuentas de menores. Ahora, tenemos un período de tres meses para presentar una herramienta para verificar las cuentas de los menores de 14 años, aunque es prácticamente imposible este control”, apunta Ícaro Moyano, responsable de Tuenti.

“Es evidente que la realidad de las redes sociales desborda la regulación. Los menores de 14 años cuentan con medios tecnológicos suficientes para obtener, captar y reproducir información que afecta a su honor, intimidad e imagen y la de terceros, y de hecho lo hacen. Las fotografías de menores proliferan en Internet en espacios propios”, apunta la Agencia Española de Protección de Datos en su último informe sobre privacidad en las redes sociales.

En relación con la cancelación de datos de los perfiles tras la polémica por el caso Marta y la cancelación de su perfil y el del menor imputado, Tuenti también se ha comprometido a proceder a la cancelación de todos los contenidos del perfil, incluidas fotografías, en el momento en el que se solicite la baja.

En cuanto a la accesibilidad a los perfiles, la agencia ha confirmado que Tuenti no permite la ‘indexación’ por parte de buscadores, aunque ha instado a la red a “reconsiderar” la opción de establecer una configuración por defecto del máximo grado de privacidad a los usuarios, como ya ha pedido a otras compañías.

La AEPD ha reiterado la necesidad de “mejorar” la política informativa de Tuenti con sus usuarios, para que la información sea “clara, y comprensible”. Ícaro Moyano, director de Comunicación de la red social, ha explicado que hay que “reforzar el mensaje para concienciar a los padres y educadores sobre los riesgos” dada la dificultad para verificar los perfiles de los menores de 14 años

Fuente: telecinco.es

A %d blogueros les gusta esto: