Todo contenido sexual que no tenga una finalidad educativa o artística está prohibido en China. Nada de sexo en Internet. Lo ordenó el Gobierno de Pekín hace unos meses, cuando comenzó su cruzada contra los webs en las que se pueden ver fotografías y vídeos explícitos.

China Mobile, el mayor operador de telefonía móvil del mundo ha comenzado a cortar la línea de aquellos que envían SMS indecentes o de contenido sexual explícito: ya se han inhabilitado decenas de miles de terminales. Los dirigentes del Partido Comunista dicen estar preocupados por el aumento del sexting entre jóvenes y adolescentes. Para evitarlo, han redactado una lista de palabras clave con la intención de que las operadoras detecten los SMS ilegales y corten el servicio a los infractores. Sólo podrán recuperar su línea aquellos que acudan a la policía para verificar el contenido de los mensajes.

Obviamente, el listado de palabras no ha sido publicado, y muchos han alzado la voz en contra de lo que consideran una iniciativa anticonstitucional que encubre un nuevo tipo de censura.

Las organizaciones pro Derechos Humanos son contundentes y aseguran que ninguna forma de comunicación en China queda libre del control del Gobierno, cuyo objetivo real es el acceso a las conversaciones de disidentes políticos.

Fuente: Paridoscopio

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: