La Asociación de Internautas y PantallasAmigas se han dirigido a Google para demandar la retirada de fotografías que podían corresponder al flashing de Amanda Todd, víctima de ciberacoso. Por su interés, reproducimos a continuación la petición:

Estimados Srs., como ya conocerán, el pasado 10 de Octubre de 2012, saltó la noticia del suicidio de la niña canadiense de 15 años, Amanda Todd, víctima de bullying y ciberbullying, y queremos informar, a través de la presente, de que hemos tenido conocimiento de la existencia de fotografías que podían corresponder al “flashing” (mostrar torso desnudo) de Amanda Todd en resultados proporcionados por Google.

La cuestión legal, en el sentido de que se trata de fotografías que fueron tomadas -capturadas desde la webcam- y distribuidas sin consentimiento de la menor, creemos que podría moverse entre los tipos penales del acoso sexual y la pornografía infantil; la cuestión civil del derecho al honor, intimidad y propia imagen y, la cuestión administrativa del derecho a la protección de datos (también en su manifestación conocida como “derecho al olvido”). Pero sin entrar a realizar una calificación legal precisa de los hechos, sí queremos informarles sobre dichos resultados proporcionados por Google que, sin embargo, no se encontrarían ya en su ubicación original. Aunque hubiera sido deseable haber podido hacer algo mucho antes, queremos ahora poner en su conocimiento estas cuestiones, e instarles a intervenir en la medida de lo posible.

En relación con todo aquello que afecta a los menores de edad, sería deseable el establecimiento de protocolos de actuación de urgencia, suficientemente efectivos, que permitan a las autoridades competentes resolver cuando proceda la retirada de contenidos que faciliten el ciberacoso. Asimismo, les instamos a promover toda iniciativa gubernamental que pueda activar mecanismos eficientes de salvaguarda de los derechos de la infancia y la adolescencia.

Quedamos a su disposición en todo aquello que pudiéramos serles de ayuda.

Atentamente,

— Víctor Domingo. Presidente Asociación de Internautas

— Jorge Flores Fernández. Director de PantallasAmigas

Según el último estudio de la empresa de analisis de datos Krux Digital, el rastreo de nuestro comportamiento como usuarios a la hora de navegar por Internet ha aumentado en los dos últimos años un 400% en los principales sitios web. Este informe presenta un retrato del nuevo entorno de recolección de datos que se ha ido gestando en los últimos años.

Una visita a un sitio popular como Amazon, Facebook o Google desencadena hasta 56 instancias de recolección de datos, mientras que según el estudio previo de Krux de 2010, una visita solo despertaba la curiosidad de 10 fisgones. Este aumento tan significativo ocurre al menos en los 50 webs más visitados de Estados Unidos según comScore.

Al parecer, el aumento de tanto espionaje se debe a que se ha creado un mercado donde estos datos se venden al al mejor postor en tiempo real, para que ellos puedan presentar a esos usuarios publicidad personalizada con precisión y de forma inmediata; la semana pasada Facebook confirmó que empezaría a usar esta técnica para sus anunciantes. Este tipo de comercio de datos constituye el 18% de todo el mercado de anuncios online: se ha pasado de crear campañas para unos 1.000 espectadores, a personalizar campañas individuo a individuo.

El nuevo proceso de personalización publicitaria en tiempo real

  1. El usuario o usuaria visita un sitio web.
  2. En base al tipo de página que solicita y lo que se conoce de antemano sobre el usuario, esa visita se subasta.
  3. Un broker que trabaja para una empresa de publicidad compra un grupo de visitas (a una media de 1$ por cada 1.000 visitas).
  4. Si el usuario ha navegado por páginas relacionadas con un viaje a Canarias (p.ej.), comenzará a recibir publicidad relacionada con hoteles, agencias de viajes y actividades que se pueden realizar en estas islas.

Al usuario final no solo le afecta en su privacidad, sino que también el rendimiento de la navegación se ve perjudicado ya que cuantos más sistemas de espionaje se activen, más tarda la información que queríamos ver en aparecer en nuestras pantallas.

Un 78% de los recolectores de datos también hacían las veces de acomodadores; es decir, que invitaban a otros recolectores a espiar también el comportamiento, con un aumento del 34% con respecto al año anterior. Una vez que un recolector de datos tiene acceso a la información/comportamiento de un usuario, proporcionar ese acceso y datos a otra empresa es tecnológicamente trivial.

Fuentes: Wall Street Journal, Ars Technica y Krux Digital.

También te puede interesar

Ya lo habíamos advertido hace menos de 3 meses: la combinación de teléfonos móviles dotados de cámara fotográfica digital, el software de reconocimiento facial y las fotografías publicadas por los internautas en las redes sociales, pueden facilitar que se identifique en cualquier lugar a una persona.

Ahora un equipo de investigadores de la universidad estadounidense Carnegie Mellon ha realizado un experimento que demuestran hasta qué punto este peligro para la privacidad es real. Alessandro Acquisti, Ralph Gross y Fred Stutzman realizaron una prueba tomando fotos con una webcam del rostro de 93 estudiantes del campus universitario. Posteriormente rastrearon con un programa de reconocimiento facial 250.000 fotos de los perfiles de Facebook. El resultado fue que indentificaron a un tercio de las personas fotografiadas.

En otro experimento recogieron las fotos de 5.000 perfiles asociados a una determinada ciudad de un web de citas donde los miembros acostumbran a usar pseudónimo. Después rastrearon 280.000 imágenes de perfiles de miembros de Facebook de la misma ciudad. Consiguieron identificar a un 10% de las personas.

Según estos investigadores las tecnologías de la Realidad Aumentada y, más concretamente, los sistemas de reconocimiento facial suponen un peligro muy real. De hecho, la policía brasileña lo va a utilizar para la identificación instantánea de asistentes al próximo mundial de fútbol: asociarán el reconocimiento facial a una base de datos policial. Por su parte, Facebook incluye una función de etiquetado automático de fotos gracias a estas tecnologías: reconoce automáticamente las caras de las personas que aparecen en una foto y sugiere que las etiquetemos con su nombre. Google ha reconocido que también dispone de la tecnología pero que no la instalará en su red social precisamente por los problemas que puede suscitar, aunque por otra parte anima a que seamos nosotros mismos quienes etiquetemos a sus usuarios publicando fotos que tengamos de ellos.

Estos experimentos demuestran que puede ser perfectamente factible crear una aplicación para fotografiar a alguien por la calle e identificarlo con un rastreo de los perfiles de las redes sociales de Internet.

Fuente: Riesgos en Internet y El País. Fotografía: MisterBisson @ Flickr

Foto de un muñeco de Lego en Google GogglesComienzan a aparecer voces que denuncian los peligros potenciales de aplicaciones para smartphones como Goggles (de Google). Esta herramienta permite analizar una fotografía tomada con la cámara de un Android y realizar una búsqueda basada en lo que la aplicación reconoce de la misma (textos, logotipos, imágenes completas…). Incluso, con su última actualización, permite compartir socialmente los resultados de dicha búsqueda (junto con datos como las coordenadas donde fue tomada la foto) por medio del correo electrónico o de las redes sociales online (p.ej. Twitter). De hecho Google anima a realizar esa compartición porque les permite ir afinando y mejorando la capacidad de búsqueda de imágenes.

Inmediatamente nos surge el temor de que este tipo de aplicaciones sean usadas para el reconocimiento facial. Imaginemos alguien que nos saca por la calle una foto de nuestro rostro, y que la aplicación es capaz de relacionar dicha foto con otras presentes en Internet y asociadas con nuestro nombre. Inmediatamente el portador del Smartphone podría saber nuestro nombre, todos los datos personales accesibles online sobre nosotros y cualquier otro detalle de nuestra vida online. Y al revés: si lo difunde, podría enterarse toda la Red de nuestra ubicación exacta en esos instantes.

De hecho Google afirma que lleva tiempo trabajando en que su aplicación Goggles (que significa anteojos en inglés) pueda realizar precisamente este tipo de reconocimiento facial, y su competidor Apple adquirió hace unos meses una compañía especializada en este tipo de aplicaciones. Los responsables de Google se limitaron a declarar a CNN que la privacidad seguía siendo una preocupación para el desarrollo de estas capacidades, y que sólo las pondrían en marcha una vez de que tuviesen previstos modelos de privacidad aceptables, aunque no indicaron aceptables para quién.

De momento estas aplicaciones para móviles parece que aún no permiten identificar a personas, pero debemos estar atentos para un riesgo potencial en el inmediato futuro. Y aunque cuente con algún sistema para proteger la privacidad, parece difícil que se pueda autoproteger la persona que no usa el smartphone sino que es la persona fotografiada y potencialmente identificada y geolocalizada. Una vez más la prevención es la clave y si evitamos que haya información (incluyendo fotografías) nuestra accesible publicamente en la WWW, será la única manera eficaz de evitar totalmente este tipo de problemas. Una vez más, el mensaje debe ser ¡Cuida tu imagen online!

Fuentes: SocialTimes y IBTimes. Fotografía: Robin M. Ashford.

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

FBIRobert S. Mueller III, director del FBI se entrevistó el pasado martes con altos ejecutivos de varias empresas de Internet para buscar su colaboración para pinchar las comunicaciones de los internautas. Entre esas empresas estaban Google y Facebook, que han reconocido las conversaciones pero han declinado pronunciarse acerca de su contenido.

Al parecer la intención del FBI es extender la ley de 1994, Communications Assistance for Law Enforcement Act, para forzar a las empresas de Internet a este tipo de colaboración, como actualmente sucede con las empresas proveedoras de acceso como Verizon o Comcast. En concreto se les exigiría que diseñasen mecanismos para facilitar la interceptación y descifrado de mensajes. Si el servidor está fuera del territorio de los EE.UU. se les obligaría a encaminar sus comunicaciones a través de un servidor ubicado en suelo estadounidense para poder ser “pinchados”, lo que parece un claro intento de imponer la soberanía estadounidense sobre la Internet mundial, aparte de suponer una desventaja competitiva para las empresas del resto del mundo que operan en Internet, una especie de arancel electrónico encubierto bajo la excusa securitaria.

Un equipo de la administración Obama está trabajando en la elaboración de esta nueva legislación que sería propuesta en el Congreso estadounidense el año próximo. Algunos ministerios de la misma administración, no obstante, han mostrado reparos ante la posibilidad de que este tipo de legislación inhibiese la innovación o que sea demasiado parecida a la que usan regímenes represivos para identificar a disidentes políticos.

Fuente: The New York Times

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

La empresa Google estaba siendo investigada por las autoridades de varios países desde el pasado mes de abril por recolectar datos de redes inalámbricas Wi-Fi en varias ciudades del mundo mientras obtenía fotos panorámicas de las calles para su servicio Street View. Varias Agencias gubernamentales de Protección de Datos habían pedido explicaciones: entre los países que investigaban a la empresa están Estados Unidos, España, Alemania, Francia, Italia, Brasil, República Checa, Hong-Kong, etc.

Algunos países como Austria habían llegado a prohibir la circulación de dichos automóviles por violar la privacidad y recabar junto a las imágenes de las calles datos de navegación de redes wi-fi privadas.

Google ha admitido que ha reunido más de 600 gigabytes de datos en más de 30 países. Tras estas críticas e investigaciones Google se negó inicialmente pero ha accedido finalmente a entregar dichos datos privados a las autoridades de cada estado, comenzando con España, Alemania y Francia, y han admitido que fue error, alegando que recogieron los datos sin querer y que realizarán una auditoría externa sobre el asunto.

En abril a las quejas sobre la privacidad de nuevos servicios como Google Buzz se sumaron estas solicitudes de varios gobiernos. Diez de ellos (Canadá, Francia, Israel, Alemania, Italia, Irlanda, Países Bajos, Nueva Zelanda, España y Reino Unido) llegaron a enviar un comunicado conjunto en el que pedían a la empresa que reconsiderase sus prácticas a este respecto. Según la carta abierta el servicio Google Buzz “básicamente consiste en coger un servicio privado y direccional como el correo de Gmail y convertirlo en una red social multipersonal donde cualquiera puede ver muchos datos que el usuario quizá no quiera mostrar en público”.

Ya entonces (abril) señalaban que la práctica de fotografiar las calles para publicar dichas fotos en Internet sin avisar a los transeúntes vulneraba las leyes de la Unión Europea.

Al final, los gobiernos de estos estados dispondrán de datos privados recopilados masivamente gracias a la colaboración de Google. Estos datos consistían en paquetes de tráfico IP correspondientes a páginas web y mensajes de correo enviados por usuarios de redes wi-fi desprotegidas. Posiblemente también haya datos de descargas P2P.

Fuentes: InfoBae, El Economista y Alt1040.

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Chuza Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

La CNPD portuguesa ha solicitado a la empresa Google que suspensa su servicio Street View en Portugal porque considera que amenaza la privacidad de sus ciudadanos. A pesar de que el sistema, que va sacando fotos por todas las ciudades del mundo, dispone de un mecanismo para emborronar automáticamente rostros de personas, matrículas de coches y otras zonas de las fotos que puedan permitir la identificación de las personas, el organismo portugués afirma que fallan en muchas ocasiones y aun cuando funcionan, no logran proteger la privacidad de los fotografiados.

Ya en 2009 enviaron una carta con estas quejas a Google pero ni fue corregido ni se dignaron a contestar al organismo público portugués. Antes de lanzar el servicio en Portugal la empresa se había reunido con la CNPD y les había asegurado que no habría manera de reconocer a las personas fotografiadas. Visto que no era cierto, la CNPD ha solicitado la suspensión del servicio.

Fuente: ExameInformatica
twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Chuza Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Frente al aumento de injurias y calumnias en blogs y redes sociales que constata el Observatorio de Internet, ¿Cómo protegerse ante este y otros fenómenos amenazantes?

Francecs Canals, director del Observatorio, agrega que es también muy preocupante el aumento de casos de ‘cyberbulling’ (acoso escolar en la red), tanto contra alumnos, a los que se les dice y atribuye de todo, como contra los propios profesores. “Recuerdo el caso de una mujer que sufría porque unos adolescentes de su municipio habían filmado con el teléfono móvil a su hijo, que padece síndrome de Down, y lo habían colgado en la red para la burla y exhibición colectiva”.

Hay solución

Proliferan también los insultos en redes sociales como Facebook, así como la usurpación de identidad. “En la red existen audiencias ultracríticas, toda una serie de arquetipos de personajes que antes no existían pero que ahora forman parte de nuestra vida diaria: ‘trolls’, ‘punishers’, gamberros electrónicos, personas que en definitiva han encontrado en internet una herramienta para el insulto y la provocación. Difamar es toda una moda social en nuestro país”, remata.

En cualquier caso, Canals cree que los ciudadanos no están del todo desamparados. “Hay solución”, arguye. Por un lado está la vía judicial, “cara y lenta”, según el director del Observatorio, aunque ya hay ejemplos de sentencias que han obligado a bloggers a eliminar falsas informaciones e incluso a indemnizar al afectado. Además, existe una segunda vía que consiste en crearse una “identidad o reputación on-line”.
Ahí entra el Observatorio de internet, que ha impulsado un portal dedicado a la defensa de la identidad, dirigido a afectados por esta situación. “En una primera fase analizamos a fondo el conflicto on-line, ver quién participa en él, quién es el foco emisor, qué alcance tiene, a través de qué formato o sitios web se expresa, su grado de propagación y su puntuación en los buscadores”, afirma.

“Esto nos lleva a una segunda fase en la que se desarrollan sitios web que exploten el potencial positivo, se crean blogs personales, sitios web corporativos con la personalidad del sujeto, vídeos, perfiles profesionales; se trata de multiplicar la presencia de identidad y de construir esa puerta sólida que nos salvaguarde ante futuros ataques, injurias o difamaciones”, argumenta. “El objetivo es el de aislar la fuente del conflicto marginándola a posiciones más secundarias en Google, ya que tan sólo entre un 10 y un 15% de las búsquedas de usuarios llegan a la segunda página del Google”, concluye.

Fuente: colpisa.com

A %d blogueros les gusta esto: