Según la fiscal delegada de Menores para la Comunitat Valenciana, Gema García, todos los días llegan delitos perpetrados con el teléfono móvil a su área de menores. Así lo aseguró el pasado día 7 de agosto durante un curso de verano que la Universidad Católica de Valencia celebraba en Santander. Entre este tipo de delitos se incluyen denuncias referidas a casos de sexting y grooming, explicó García .

La fiscal añadió que el acoso escolar también ha pasado a las nuevas tecnologías dando lugar al llamado ciberbullying, que puede implicar «delitos como injurias, amenazas o contra la intimidad o la integridad personal a través de las redes sociales». Por ello, considera que «no se debería permitir que los menores de 14 años dispusieran de un teléfono con conexión a Internet» para evitar que puedan ser víctimas o incluso autores de estos delitos.

Esa es la edad de responsabilidad penal y según alertó García, hay niños de 10 años que usan estos teléfonos inteligentes sin que los padres les den la «formación necesaria para el conocimiento de los límites».

Fuente: Las Provincias

También te puede interesar

Cada vez son más comunes los casos de docentes cuya imagen circula por Internet, acompañada de comentarios en las redes sociales online. A veces la víctima desconoce que la burla, la injuria y la calumnia se prolongan durante meses. «Estamos indefensos», se queja un psicólogo del sindicato ANPE.

Según datos de este sindicato de profesores este tipo de denuncias recibidas por el Defensor del Docente por ciberacoso se han multiplicado por tres. Todo suele empezar con una fotografía tomada a escondidas durante la clase que acaba publicada en una red social de Internet, a veces con montaje fotográfico añadido. Este hecho puede ser constitutivo de un delito contra el derecho al honor por el cual el docente podría acudir a los tribunales, y además clara causa de expulsión si acudiese a las normas de régimen interno del centro.

Suele suceder que cuando la víctima quiere tomar cartas en el asunto, el supuesto culpable ha eliminado dichas imágenes y con ello las pruebas desaparecen. Si el profesor o profesora afectado se ocupa de guardar pruebas del acoso (como recomienda el decálogo para víctimas de ciberbullying de PantallasAmigas), la cosa cambia bastante y la denuncia puede prosperar con mucha más facilidad.

Fuente: La Verdad

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Frente al aumento de injurias y calumnias en blogs y redes sociales que constata el Observatorio de Internet, ¿Cómo protegerse ante este y otros fenómenos amenazantes?

Francecs Canals, director del Observatorio, agrega que es también muy preocupante el aumento de casos de ‘cyberbulling’ (acoso escolar en la red), tanto contra alumnos, a los que se les dice y atribuye de todo, como contra los propios profesores. “Recuerdo el caso de una mujer que sufría porque unos adolescentes de su municipio habían filmado con el teléfono móvil a su hijo, que padece síndrome de Down, y lo habían colgado en la red para la burla y exhibición colectiva”.

Hay solución

Proliferan también los insultos en redes sociales como Facebook, así como la usurpación de identidad. “En la red existen audiencias ultracríticas, toda una serie de arquetipos de personajes que antes no existían pero que ahora forman parte de nuestra vida diaria: ‘trolls’, ‘punishers’, gamberros electrónicos, personas que en definitiva han encontrado en internet una herramienta para el insulto y la provocación. Difamar es toda una moda social en nuestro país”, remata.

En cualquier caso, Canals cree que los ciudadanos no están del todo desamparados. “Hay solución”, arguye. Por un lado está la vía judicial, “cara y lenta”, según el director del Observatorio, aunque ya hay ejemplos de sentencias que han obligado a bloggers a eliminar falsas informaciones e incluso a indemnizar al afectado. Además, existe una segunda vía que consiste en crearse una “identidad o reputación on-line”.
Ahí entra el Observatorio de internet, que ha impulsado un portal dedicado a la defensa de la identidad, dirigido a afectados por esta situación. “En una primera fase analizamos a fondo el conflicto on-line, ver quién participa en él, quién es el foco emisor, qué alcance tiene, a través de qué formato o sitios web se expresa, su grado de propagación y su puntuación en los buscadores”, afirma.

“Esto nos lleva a una segunda fase en la que se desarrollan sitios web que exploten el potencial positivo, se crean blogs personales, sitios web corporativos con la personalidad del sujeto, vídeos, perfiles profesionales; se trata de multiplicar la presencia de identidad y de construir esa puerta sólida que nos salvaguarde ante futuros ataques, injurias o difamaciones”, argumenta. “El objetivo es el de aislar la fuente del conflicto marginándola a posiciones más secundarias en Google, ya que tan sólo entre un 10 y un 15% de las búsquedas de usuarios llegan a la segunda página del Google”, concluye.

Fuente: colpisa.com

A %d blogueros les gusta esto: