Casi una cuarta parte del alumnado de Educación Secundaria, un 23,5%, ha sido insultado a través de páginas web, por lo menos “una o dos veces”. Ése porcentaje es preocupante, pero aún lo es más ese 6,6% de jóvenes que es insultado “una vez cada semana” o “varias veces a la semana”.

  • El 7,7% ha sufrido burlas mediante el móvil.
  • El 10,5% ha visto su identidad suplantada en chats.
  • El 7,3% ha sido amenazado mediante el MSN messenger.
  • El 1,2% ha sufrido la divulgación por email de vídeos comprometidos suyos.
  • El 6,6% se ha encontrado con fotos indiscretas suyas publicadas en la WWW sin su permiso.
  • El 7,4% ha sufrido rumores y falsedades difundidas sobre él en las redes sociales online.

Esos son algunos de los datos provisionales que se incluyen en un completo informe que el equipo de investigación Educació i Ciutadania de la Universitat mallorquina está aún ultimando y para el que se han entrevistado a 1.826 adolescentes de entre 13 y 16 años.

Fuente: Diario de Mallorca

Internet es la ventana al mundo por donde se cuela una ingente cantidad de datos personales de los usuarios registrados. Este hecho obliga a las autoridades de protección de datos a redefinir sus competencias para preservar los derechos de los usuarios y especialmente los de la infancia.

Artemi Rallo, director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), destaca la preocupación que suscitan las redes sociales en Internet . “Las cláusulas que se aceptan al darse de alta son ambiguas, cuando la legislación exige lo contrario”, remarca.

Rallo cree que tiene que haber “una respuesta global”, que “puede surgir en la Conferencia Internacional de Madrid del próximo noviembre”, augura. A su vez, la Comisión Europea trata de coordinar una respuesta jurídica a través del Grupo de Trabajo del artículo 29 de la Directiva 95/46.

Esther Mitjans, directora de la Apdcat (Agència Catalana de Protecció de dates), equipara los datos personales con “las llaves de casa”. Muchas redes se acogen a la legislación de Estados de EEUU y, advierte, “con un click conocen tus gustos y actividades”. Le parece que “estamos al albur de las estrategias comerciales de las redes”.

Aunque la Ley Orgánica de Protección de Datos, requiere que el operador pueda verificar la edad del menor, las redes sociales no disponen de medios tecnológicos y se defienden asegurando que no pueden “asumir la responsabilidad de controlar todos los contenidos”.

La Ley de servicios de la sociedad de la información, de 2002, no habla de la red, pero sí de almacenadores, de hosting. Prieto y Heckh explican que éstos “no son responsables salvo que tengan conocimiento de la infracción”.

Bárbara Navarro, directora de Relaciones Institucionales de Google, explica que si se quiere que algo desaparezca en el buscador, se debe acudir al webmaster; Google elimina el caché o rastro antiguo. Todo esto se aplica también a la empresa.

Cuando se trata de información que no se puede eliminar, de un Boletín Oficial que da cuenta de una infracción de tráfico o similar, el robot TXT impide que se vea pero no lo borra. Respecto a la indexación de perfiles de redes sociales en Google, Navarro recuerda que “la red tiene que poner a disposición del usuario herramientas para que decida si quiere hacer público su perfil”. Si no lo hace, no será indexado por los motores.

Google insiste en que es un mero receptáculo de información. La AEPD exige a los buscadores que permitan ejercer los derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición). En una Resolución, la Agencia se considera autoridad competente para declarar que Google tiene conocimiento de la ilicitud de un contenido y que la ofensa a la “dignidad de las personas” como causa de dicha ilicitud. Respecto a la Propiedad Intelectual (PI), la Audiencia de Barcelona desestimó una demanda de una web contra Google ya que no violaba la PI al reproducir la web parcialmente, en caché.

Fuente: expansion.com

Un 11’6% de los jóvenes baleares de 15 o 16 años ha sufrido algún tipo de ciberbullying bien a través del correo electrónico o el móvil. Un 8’8% admite que en la red circulan fotos suyas comprometidas. El 13’4% afirma haber sido víctima de la difusión de rumores mediante la red o el teléfono móvil.

Éstas son algunas de las conclusiones de los estudio Les TIC i els joves a les Illes Balears, realizado por el grupo de investigación Educació i Ciutadania del Departament de Pedagogia Aplicada i Psicologia de l´Educació de la UIB y editado por la Fundació IBIT, en el marco del trabajo del Observatori de la Societat de la Informació.

Otros datos indican que el 95’2% de los jóvenes de 15 y 16 años tiene móvil y el 54’4% tiene televisor en la habitación.

Un segundo estudio que acompaña al primero Les TIC i els menors a les Illes Balears revela que el 53’6% de los niños entre 6 y 14 años dice que en casa nadie les impone ninguna limitación a la hora de acceder a internet, porcentaje que se eleva al 62’2% en el caso de los jóvenes de 15 a 16. Estos porcentajes contrastan con los obtenidos a nivel nacional, donde en el 88% de las viviendas con menores de 10 a 15 años se controla el acceso a determinados contenidos. Pese al gran uso de internet en casa, sólo la mitad, el 47’7%, de los menores de 6 a 14 años dice conectarse en la escuela y las páginas más visitadas son Google, Minijuegos y Youtube.

El 48’6% de los menores de 6 a 14 años, además, tiene televisor en su habitación y seis de cada diez tienen teléfono móvil, frente al 41% a nivel nacional.

Fuente: ultimahora.es

A %d blogueros les gusta esto: