“Durante los últimos cinco años, Internet ha reemplazado a las revistas como principal vehículo de comunicación del movimiento nacionalsocialista”, explica el Manual de un grupo neonazi que está siendo juzgado en la Audiencia provincial de Madrid. Su autor admite que la Red se ha convertido en un canal idóneo para difundir su ideología. “Internet nos da unas oportunidades interminables. Este sin duda alguna es nuestro último recurso, el más grande que poseemos”, concluye el texto.

Efectivamente se puede comprobar con facilidad la relativa impunidad con que actúan estos grupos en la Red. En redes sociales online como Facebook no resulta complicado encontrar grupos de este tipo. Hasta el punto de que Esteban Ibarra, presidente de la asociación Movimiento contra la Intolerancia ha recibido numerosas amenazas de muerte en dicha red social, ya denunciadas ante los tribunales.

Algunas de estas páginas son eliminadas cuando se descubren, pero muchas otras siguen activas, pese a que a través de ellas se envían mensajes xenófobos, racistas, homófobos, fascistas y antijudíos.

Según el agente de policía David Madrid, especialista en violencia juvenil, en los últimos tiempos la Red se está convirtiendo no sólo en un medio de difusión y captación ideológica sino que se usa para concertar enfrentamientos con otros grupos. Madrid reclama “crear urgentemente una fiscalía especializada en delitos de odio que también abarque los que se producen en Internet“.

El Informe Raxen 2009, patrocinado por Movimiento contra la Intolerancia, estima que en la actualidad hay cerca de 200 webs, blogs, foros y otros espacios donde se difunden ideas de odio y racismo. En YouTube, por ejemplo, hay decenas de vídeos de conciertos de grupos musicales neonazis con estrofas que explicitan este tipo de ideas.

El próximo 16 de junio un juez de Barcelona sentará por primera vez en el banquillo a un hombre por difundir ideas genocidas en Internet. El fiscal pide cuatro años de cárcel para el acusado, que fundó dos webs nazis.

Fuente: Público

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Chuza Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Anuncios

El juicio de Lori Drew, acusada de acosar por medio de Internet, a Megan Meier, una adolescente de Missouri, hasta llevarla al suicidio, ha abierto un debate en los Estado Unidos de América acerca de la relación entre libertad de expresión y ciberacoso.

A la polémica sobre este caso se sumó el de una condena impuesta a un colegio de Beverly Hills acusado de violar la libertad de expresión de una alumna que publicó en YouTube un vídeo de unas compañeras insultando a otra. Tras su publicación, la chica en cuestión les envió el enlace a varios compañeros, incluida la chica que era insultada en el vídeo.

Tras informar la chica humillada y su madre al colegio, la chica que había publicado el vídeo fue expulsada del colegio durante 2 días, lo que motivó la denuncia en cuestión contra el colegio.

Según explican en First Amendment Center Online, algunos Estados norteamericanos han legislado contra el comportamiento online de los alumnos fuera de horario o instalaciones lectivas y esto puede colisionar con el derecho a la libre expresión consagrado en la famosa Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU.

Fuente: Global Voices Advocacy

Para los ministros europeos de medios y de nuevos servicios de comunicación, hay dos ciberderechos que urge preservar: por un lado, la intimidad de los menores; por otra parte que el proceso de concentración de medios no vulnere la libertad de información de los ciberciudadanos.

Los ministros constatan que con frecuencia contenidos creados por niños y jóvenes y colgados en Internet, “amenazan su dignidad, su seguridad y su intimidad”. Por ello proponen a los 47 estados miembros que todos los contenidos que procedan de ordenadores con claves utilizadas por menores puedan ser borrados al tercer día. Los padres serían los responsables de aportar los datos al registro que crearían redes sociales o páginas como YouTube.

El director del gabinete técnico de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Juan Junquera, señaló al respecto que “el objetivo no es regular, sino proteger” y para ello, dijo, la clave es la formación, “para que el joven pueda aprender a analizar y tenga un criterio”.

Otro de los puntos básicos de la resolución es la necesidad del pluralismo y, al tiempo, la crítica a la concentración de medios, que supone una “amenaza” para la democracia. “Cuanta más gente tenga acceso a Internet, más se rompe el monopolio de la información” y añadió que en la red, “evitar la manipulación es muy difícil, pero la pluralidad está garantizada”.

En la declaración política que aprobó la conferencia se ve con preocupación “el riesgo de abuso de poder” que se puede dar en una situación de fuerte concentración de medios de comunicación.
La resolución, que destaca el valor de servicio público de Internet, incide en el papel de los medios de comunicación para facilitar el diálogo cultural y promover una cultura de tolerancia en las sociedades multiculturales.

Fuente: abc.es

A %d blogueros les gusta esto: